, , ,

X-23: Un clon de Lobezno todavía más mortífero

Laura Kinney

¿Quien es X-23?

Laura Kinney –o X-23 según su ficha médica– es el enésimo intento de recrear el Arma X, es decir Lobezno. El problema al que se enfrentaban Martin Stutter y Sarah Kinney para recrear el experimento es la imposibilidad de encontrar un sujeto que fuera capaz de soportar el proceso de fusión con el adamantium. Intentando recrear el extraordinario factor de curación del único sujeto viable, Lobezno, decidieron clonarlo, pero la única muestra genética disponible estaba dañada por lo que solo sería viable a través de un embarazo. Sarah sería la madre pues de una niña –para que fuera más fácil de controlar– llamada Laura, engendrada a partir del ADN de Lobezno tras 22 intentos.

Martin Stutter recubrió sus garras de adamantium cuando sólo tenía siete años y, aunque Sarah intentaba que Laura mantuviera algún atisbo de humanidad, la convirtieron en una bestia. Utilizando un olor llamado “Activador 42” X-23 pierde el control y es capaz de matar sin piedad a cualquiera. De hecho, tras varias misiones organizadas por Stutter al mejor postor es obligada a matar a su madre quien, con su último aliento, le da el nombre de Laura.

Después de esto, y tras destrozar el laboratorio –y hasta 15 clones suyos aún en desarrollo–, escapa y es perseguida durante meses hasta que llega a la Escuela Charles Xavier para Jóvenes Talentos en busca de Lobezno, de quien le había hablado Sarah. Allí es capturada por S.H.I.E.L.D. e interrogada por el Capitán América y Matt Murdock. Este último escucha su historia y se convence de su inocencia. Laura vivirá a partir de entonces en el seno de la familia mutante, formando parte de equipos como los Nuevos X-Men o Fuerza–X (X-Force).

Personalidad X-23

Laura Kinney es, ante todo, un espíritu libre. Su origen, prácticamente como producto registrado, hace que no quiera ser nunca la propiedad de nadie y no es raro que emprenda misiones en solitario o que obvie las órdenes de sus superiores. Aun así, tras haber pasado toda su vida recibiendo órdenes, a veces puede sentirse insegura sin un camino a seguir. No es muy dada a las grandes conversaciones y, habiendo sido entrenada para matar en silencio, prefiere actuar a discutir.

Amigos y Enemigos X-23

Tras los eventos de ‘Casa de M’, Laura es una de los pocos mutantes que no pierde sus poderes. Por ello, tiene un papel fundamental en los Nuevos X-Men. También forma parte de Fuerza–X junto a Cable. Evidentemente, también tiene una relación especial con Lobezno, al que protege –aunque éste no lo necesite. Además, en otras ocasiones, se ha aliado con Spider-Man, Doctor Extraño, Wasp o Gámbito, quien le acompaña en su búsqueda para convertirse en algo más que una asesina.

wolverine-x-23

Lobezno y X-23, haciendo lo que mejor saben hacer

En cuento a sus enemigos, además de todo el complejo industrial militar que anda detrás de ella para emplearla como asesina a sueldo, se ha enfrentado a muchos y muy variados. Han probado su adamantium omnipresentes villanos del mundo mutante como Mr. Siniestro, pero también se han interesado por ella –y sobre todo por su factor de regeneración– imperios galácticos como el Shi’ar o enemigos místicos como Mephisto.

x23-i-want-to-see-the-wolverine-coming

Laura Kinney, ya con el traje de Lobezno

Singerverso X-23

Cuando en la escena post-créditos de X-Men Apocalipsis pudimos ver un maletín con el nombre Essex Corp. –Nathaniel Essex, Mr. Siniestro– con unas muestras de sangre etiquetadas como “Arma X”, el primer rumor fue la posible aparición de X–23 en una futura película. Aunque la intervención de Mr. Siniestro no se ha concretado –pero podría darse el caso en X-Men: Supernova– Laura sí que hizo acto de presencia, y de qué forma, en la última película de Lobezno: Logan.

Interpretada por la británico-española Dafne Keen, con tan solo 12 años y en su primer papel en Hollywood, Laura busca la ayuda de Lobezno –Hugh Jackman– y el Profesor X –Patrick Stewart– para escapar de sus creadores. Si algo queda claro a lo largo del film es que X-23 es un arma casi perfecta, ya que sus garras y lo que hace con ellas son uno de los motivos por lo que ésta es la única película de mutantes, junto con Deadpool, en ser recomendada sólo para mayores de 18 años. El final deja la puerta abierta a su retorno en futuras películas y, teniendo en cuenta el lío temporal que son ahora las películas de X-Men y la inclusión del Cable y su X-Force es casi seguro que volverá para ocupar el hueco dejado por Lobezno.

¿Qué poderes tiene X-23?

Dado que es un clon conseguido a través de la gestación subrogada, los poderes de Laura son extremadamente similares a los de un joven Logan. Superfuerza (es capaz de levantar un coche sobre su cabeza), rapidez y destreza por encima de las del operativo militar mejor entrenado y un factor de regeneración que le permite sobreponerse a casi cualquier herida, siempre que no le corte la cabeza –y aun así habría que ver que pasa…–. Sin embargo, si que tiene dos diferencias notables. Por un lado, sólo sus garras están recubiertas de adamantium, lo que la hace sensiblemente más ligera pero menos resistente a heridas de bala y amputaciones y, por el otro, en lugar de tres garras en cada mano, tiene dos en las manos y una en cada pie.

#EnPocasPalabras: Una conclusión de X-23

Leona

Si Lobezno es un Lobo, X-23 es una leona, la verdadera cazadora de las sabanas. Muy protectora de las personas que aprecia, o de las que se obsesiona, se abalanza sobre sus enemigos sin pensárselo dos veces. Un arma perfecta para matar solo necesita alguien a su lado que le ayude a controlar su furia. Pensaban que, haciendo una clon de Lobezno, esta sería más fácil de controlar. Cuan equivocados estaban.

Written by Oscar

Seriéfilo, melómano, cinéfilo y bibliófilo. "Friki" de la vida en general y de muchas cosas en particular (Marvel, ESDLA, Zelda...) Me gustaría pensar que mi pasión y entrega hacen la vida de los demás un poquito más fácil.